El drenaje linfático consiste en un masaje lento y repetitivo, con una dirección concreta siguiendo la dirección de los vasos linfáticos y que estimula la limpieza.

El tratamiento se recomienda para:

  • Edemas en extremidades inferiores tras una cirugía o para personas encamadas o durante el embarazo.
  • Varices.
  • Celulitis.
  • Hipertensión.
  • Síndrome premenstrual.
  • Piernas cansadas e hinchadas.
  • Edemas por problemas renales o hepáticos o por deformidades en articulaciones en casos graves de artritis y artrosis.
  • En situaciones de ansiedad y estrés.

1¿Qué beneficios aporta respecto a otros tratamientos?

Beneficios del drenaje linfático

  • Elimina de toxinas.
  • Regula los líquidos del organismo.
  • Mejora de la circulación de retorno.
  • Aumenta de las defensas.
  • Controla la presión sanguínea.
  • Mejora de la circulación linfática y la función renal.
2¿Cuándo ponerte en manos profesionales? Si sufres de:
  • Infecciones e inflamaciones agudas.
  • Tromboflebitis e problemas de insuficiencia cardíaca.
  • Hipertiroidismo.
  • Hipotensión crónica.
  • Cáncer en fase aguda.

Es importante que para evitar que los efectos del drenaje desaparezcan rápidamente evites el tabaco. Máximo si haces algo de deporte. Ya sabes que son incompatibles.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies